miércoles, 10 de mayo de 2017

"Luisito. Una historia de amor" de Susanna Tamaro


LUISITO. UNA HISTORIA DE AMOR
SUSANNA TAMARO
TRADUCCIÓN: GUADALUPE RAMÍREZ MUÑOZ
EDITORIAL SEIX BARRAL
144 PÁGINAS
 
 
SINOPSIS
 
De vez en cuando, la vida es un cuento que merece un final feliz. Anselma es una maestra jubilada, viuda, sola, relegada desde hace años a una existencia gris. En una sofocante noche de verano encuentra al lado de un contenedor de basura un magnífico papagayo y, sin pensarlo, decide llevárselo a casa. Desde ese momento todo cambia: la coraza tras la que se protegía va cediendo y, mientras se ocupa de este huésped inesperado, afloran en ella recuerdos que creía perdidos: el cariño por su mejor amiga de la adolescencia, las ilusiones y el desengaño del matrimonio, el entusiasmo de su carrera como maestra...Gracias a Luisito, Anselma recupera las ganas de vivir. Sin embargo, tendrá que defenderse de las humillaciones de quienes no soportan su felicidad.
 
 
A veces los libros llaman nuestra atención y con este libro fue un amor a primera vista. Lo vi en el quiosco del aeropuerto hace unos años y tuve la corazonada que esa historia era muy especial. Lo fue y el otro día al verlo en la estantería de casa quise releerlo para dejar constancia en este rinconcito literario. Susanna Tamaro es mundialmente conocida por Donde el corazón te lleve, novela que sigue con Escucha mi voz. Y sinceramente este pequeño cuento, poco conocido, que puede parecer escrito sin muchas pretensiones es una lectura de lo más agradable.
 
Anselma es una mujer que pasa los días en solitario bajo una capa grisácea que la cubre desde hace años. Viuda y jubilada ve como la relación con sus hijos se pierde por culpa de la distancia y la nueva familia de ellos. Y cuando nada tiene sentido, una noche de verano, en un contenedor de basura encuentra un papagayo amazónico. Se lo lleva a casa para salvarle la vida y casualmente es el animalito quién la saca de su aburrida monotonía. El colorido plumaje le recuerda la excursión a Murano para visitar una fábrica de cristal soplado, y esos momentos con su inseparable amiga son el detonante para llamar al papagayo Luisito.
 
Desde el primer momento se sienten cómodos el uno con el otro. Una afinidad inmensa y gratificante que los lleva a una felicidad absoluta hasta que alguien decide truncar el colorido arco iris. Por desgracia esto es lo que ocurre en la vida real, mucha envidia y gente que no soporta ver a otros renacer de las cenizas.
 
Susanna Tamaro nos regala un cuento hermoso y muy tierno entre una mujer mayor y un papagayo. El animalito la lleva a recordar con nostalgia momentos de su época de profesora, la no tan idílica vida de casada y su pasión por la poesía y la ópera. Y es que en la vida de cualquiera hay momentos buenos y no tan buenos, por tanto en este texto no pueden faltar los momentos ácidos y críticos. Entre ellos encontramos el abandono de animales, la vejez, la independencia de los hijos y la falta de educación.
 
Luisito rejuvenece el corazón de Anselma y llena el nido vacío que dejaron los hijos al marchar de casa. Es increíble el cariño que desprenden los animales y lo agradecidos que son. Estamos ante un cuento con situaciones un tanto exageradas pero en ningún caso irreales. La amistad es el mejor amor y la mejor medicina.
 
Una tierna y emotiva novela que enseña que tarde o temprano sale el sol.
 
 



domingo, 7 de mayo de 2017

Los días iguales de cuando fuimos malas. Inma López Silva


LOS DÍAS IGUALES DE CUANDO FUIMOS MALAS
INMA LÓPEZ SILVA
LUMEN EDITORIAL
350 PÁGINAS
 
 
SINOPSIS
 
Ahí están, charlando en el patio o desfilando en el comedor a la espera de que una compañera les llene un plato de sopa triste. Parecen iguales, presas sin más, pero basta con mirar despacio y afinar el oído para descubrir mundos distintos: Margot, cansada de vender su cuerpo por la calles de la ciudad, se toma un descanso entre rejas. Valentina ha llegado de Colombia con un niño en brazos, sin saber bien qué es un hombre. Sor Mercedes cumple su condena sin remordimientos. Laura quiso ser bailarina, pero ahora lleva uniforme de funcionaria y contempla la vida entera como si fuera una condena.
Junto a ellas está la escritora, una mujer discreta que emborrona papeles e intenta olvidar locuras pasadas. ¿Qué habrá en estos folios? Nadie sabe, nadie pregunta, pero las historias se cruzan y pronto sabremos cómo transcurren estos días iguales que se vuelven únicos, espléndidos, en las manos de Inma López Silva.
 
España cuenta con una riqueza de lenguas que muchas veces no sabemos aprovechar. Esta pluralidad del lenguaje debería servir para llegar a muchos más lectores y se queda en una lectura de minorías. Si el libro está escrito en una de las lenguas cooficiales parece destinada a un público escaso. Muchas obras no son traducidas al interesarse las editoriales más en escritores internacionales que en internacionalizar a las grandes promesas patrias. Por suerte esto no pasa con "Aqueles días en que eramos malas" de Inma López, la editorial Lumen apuesta por una novedosa novela y le abre las fronteras de todo el territorio de habla hispánica. Un gran trabajo porque la novela es muy buena y merece un recorrido de largo camino.
 
"Los días iguales de cuando fuimos malas" es la primera novela que leímos y comentamos en la Yincana Criminal. Un estreno que dejó el listón muy alto y es que las cinco mujeres protagonistas tienen mucho que contar. Y los lectores mucho por aprender de ellas y eso lo sabe bien la autora al invitarnos a conocerlas íntimamente. Unas mujeres que viven encerradas, aisladas de su territorio, de su familia y que ven la vida pasar entre barrotes.
 
Cinco mujeres que coinciden en la cárcel de A Lama. Vidas truncadas que sobreviven bajo la presión de las paredes de la prisión y de las habladurías de la gente del exterior. Cada una con distintos motivos para estar enjauladas y no poder volar por la vida en plena libertad. Siempre vemos la prisión como un edificio lejano y con gente peligrosa, y olvidamos que la tenemos más cerca de lo que creemos. Tenemos la visión que las celdas están llenas de "Nadies" (personas sin nada de valor) y en esta novela vemos su lado más humano y tierno. A veces el pasado ahoga tanto que la cárcel puede ser una liberación, a pesar de los días iguales.
 
Inma es una escritora que pasa por momentos críticos, las musas no la acompañan y su pareja insiste en que no deje de escribir. La inspiración llega relatando su estancia en la cárcel, en primera persona, junto a la historia de otras cuatro mujeres que conocemos de tercera mano.
 
Margot se gana la vida con la prostitución y cuando se cansa roba para descansar en la prisión. Su mayor sueño es viajar a París, pero no pasa de trabajar en el Berbés donde ya tiene una clientela fija. Margot es gitana y siendo una niña la casan, lo que no espera es ser rechazada por su familia al parir un niño rubio. Le quitan al niño y no le queda otra que refugiarse en la prostitución para conseguir salir adelante.
 
Laura desde pequeña es bailarina pero las circunstancias la llevan a trabajar como funcionaria de prisiones y a bailar al son de las presas del módulo femenino. Su vida depende de un antiguo amor que no puede quitarse de la cabeza.
 
Valentina, conocida como Carabonita, es una joven colombiana que llega a España con un hijo fruto de una violación. La falta de lucidez y la lucha por el bienestar de su hijo la llevan a traficar drogas hasta que da con sus huesos en la cárcel.
 
Sor Mercedes, la mayor del grupo, lleva media vida entre rejas por delitos de apropiación. Es la que tiene la sangre más fría y no se arrepiente de sus hechos, echa en falta la justicia de Dios.
 
 A través de capítulos cortos conocemos a las protagonistas, los acontecimientos, los sueños y su progresión personal. Es una novela coral donde encontramos a cinco mujeres bajo un mismo techo, a las que les une un tema común: la maternidad. Sean madres o no, luchan por tener hijos o recuperarlos. 
 
Inma López crea un cóctel explosivo de mujeres, soledad y metaliteratura. Una crítica social y una gran historia de personajes. Mujeres que con las páginas ganan fuerza, unas emocionando, otras intrigando y otras dejan con ganas de darles dos guantazos. Lo importante es que ninguna de ellas deja indiferente.
 
Un relato intimista donde la cárcel relaja la mente de turbios pensamientos mientras despoja a las protagonistas de sus pertenencias. Una novela para reflexionar sobre la fragilidad del ser humano. "Los nadie" importan bien poco a los que viven lejos de la prisión,  la gente ve el recinto como algo lejano y al alcance de unos pocos malvados o enfermos. Lo que no saben es que la vida gira y un simple movimiento brusco puede llevarlos al sinsabor carcelario.
 
Los días iguales de cuando fuimos malas es una novela que no os podéis perder.
 



sábado, 29 de abril de 2017

Reto 5 líneas. Abril 2017

Apurando las últimas horas dejo mi participación en el reto 5 líneas del mes de abril.

 
GANAR, COMPROMISO Y CAMISA
 
 
La reunión de esta mañana es fundamental para la empresa, repaso los informes por última vez con el café en la mano. Quince minutos eternos para la prueba de fuego, hay que ganar a la competencia para mantener el compromiso con los proveedores. Nuestra máxima es ofrecer un servicio limpio y de calidad.
— ¡Mierda, manché la camisa con el café!  ­



martes, 25 de abril de 2017

Mayo, mes de la metaliteratura

 
Mayo es el mes de la metaliteratura, uno de los géneros más bonitos del reto de meses temáticos. El mes de los libros sobre libros, escritores o lectores.

 
 
Participar en el reto de Laky es muy sencillo, hay que publicar una entrada en el blog con el banner. Las bases completas las encontraréis aquí. Una vez completado el requisito tan solo hay que leer y reseñar uno o más libros de género metaliterario desde el 1 al 31 de mayo.
 
Si no sabéis que leer encontraréis un buen listado de lecturas aquí.
 
Mi intención es leer: "Soldados de Salamina" de Javier Cercas y "La séptima función del lenguaje" de Laurent Binet.
 
 
MIS LECTURAS


lunes, 24 de abril de 2017

Ful. Rafa Melero


FUL
RAFA MELERO
EDITORIAL ALREVÉS
250 PÁGINAS

SINOPSIS

El mayor pecado de cualquier delincuente es quizá la firme creencia de que existe un último golpe que lo llevarás a la salvación y le permitirá de una vez por todas dejar para siempre el hampa. Pero el golpe final no exite... o sí.
 
Ful, un criminal de poca monta que lleva muchos años actuando en las calles de Lleida, ve cómo los años pasan y cómo su padre hace mucho tiempo que no deja de mirar por la ventana buscando respuestas que nunca obtendrá.
 
Pero la monotonía se ha apoderado de la vida de Ful, y quizá por ello, cuando James le propone un plan peligroso pero perfecto que le permitirá pasar página definitivamente, acepta la oferta. Sin embargo, los planes no siempre salen como uno tenía previsto.
 
En cualquier caso, atracar a unos traficantes le parece una buena idea. Estos nunca denunciarán el crimen, ya que tienen tanto que perder como sus agresores. Por esa regla de tres, Ful, junto con Jose, Arturo, Jessica, el Pelota y James, el gran investigador de la trama, se lanzan a una aventura que de una vez por todas les permitirá romper con su pasado...o no.
 
 
El año pasado tuve la suerte de conocer a Rafa Melero cuando presentó "La penitència de l'alfil" en el Febrer Negre. Es suficiente con escucharlo hablar para ver que tiene muchas historias por contar y que vuelca en ellas la experiencia y la pasión. Leí su anterior novela protagonizada por el famoso, Mosso d'Esquadra, Xavi Masip, y quedé fascinada por la naturalidad con que narra escenas criminales. Ful no pertenece a la serie, es una novela independiente, aunque también sorprende por el gran final. Rafa Melero es un maestro en cambiar de registro, con Ful arriesga y da un nuevo punto de vista al género negro y lo borda.
 
"Me tengo que calmar. No sé si seré capaz de arreglar todo este estropicio. Se nos ha ido de las manos, y ahora solo queda una cosa por hacer y tenemos que arreglarlo. Y soy consciente de que no todo en la vida tiene arreglo".
 
Ful no es la típica novela negra donde hay un crimen y su investigación. En esta novela, Rafa Melero, nos adentra en los bajos fondos de un pequeño pueblo de Lleida a través de la visión de los delincuentes. Una panda de cinco amigos decide robar a unos traficantes pensando que no serán denunciados. Lo que no saben es que les va a salir el tiro por la culata y no saldrán fácilmente de ese juego.
 
Y un juego es lo que ofrece Melero a los lectores al iniciar los capítulos con las últimas palabras del anterior. Además intercala los capítulos en primera persona, con la voz de Ful, con otros con narrador omnisciente. Eso nos ayuda a entender la vida de las personas de las clases bajas, saber lo que piensan y observar la convivencia con el resto de los mortales. Vemos como para los delincuentes su vida no tiene sentido sin el mundo de las drogas y los robos. Desde pequeños no les queda otra que buscarse la vida y si hay que arriesgar no tienen miedo, el hambre o la necesidad de un chute son motivos suficientes para atacar y mancharse las manos. No tienen nada que perder y sí mucho por ganar.
 
Ful es el portavoz de la cuadrilla de amigos, la cual dirige James, ese personaje que permanece en la sombra y que ordena las operaciones. Jose es el más alto y como Ful está a punto de entrar en la cuarentena. El Pelota se pasa los días jugando a las consolas al quedarse sin curro por la crisis. Arturo es el único que trabaja, es vigilante nocturno en un aparcamiento. Y por último, encontramos a la única chica del grupo, Jessica, la novia de Arturo. Un póquer de amigos a los que llegamos a coger cariño y con los que vamos a sufrir muchísimo. Lo más valioso que tienen estos camaradas sin rumbo es la amistad.
 
La novela tiene un ritmo muy fuerte y en todo momento sentimos la angustia por lo que puede ocurrir, los protagonistas no salen de un marrón como se meten en otro y sufrimos por su pellejo. Es una historia muy cinematográfica, me encantaría verla en la gran pantalla.
 
Ful es una novela que sorprende por su originalidad y por el magistral final que deja con la boca abierta. Cuando recuperas el aliento después de tanta acción es inevitable recordar las pistas que deja el autor durante toda la trama. Sin duda una novela muy recomendable sobre los buscavidad, la delincuencia, la corrupción y la amistad.
 
Reseña perteneciente a la Yincana criminal, es un caso de corrupción.
 



viernes, 14 de abril de 2017

El ladrón de vírgenes. David de Juan Marcos


EL LADRÓN DE VÍRGENES
DAVID DE JUAN MARCOS
HARPERCOLLINS IBÉRICA
198 PÁGINAS
 
 
SINOPSIS
 
"Cómo iba a saber que aquel hombre traía la muerte consigo. Debí darme cuenta por su olor a cebolla rancia. Debí darme cuenta cuando la leche cuajaba a su paso en los cubos de metal. Cuando las palomas morían desplumadas por la tiña, o porque allá por donde pasaba doblaba los racimos y dejaba una pestilencia a plomo de preludios de tormenta de verano".
 
Después de quince años de misteriosa ausencia, Andrés Pajuelo regresa a su casa para proyectar el robo de una serie de valiosas obras de arte religioso. Para ello necesitará la ayuda de sus dos hijos, del melindroso prometido de su hija y de un enigmático gigante experto en teología y en arte sacro. Cuando todo parece estar listo para ejecutar el último y más lucrativo de los robos, es acusado de varios asesinatos.
 
El ladrón de vírgenes es una reflexión sobre las mentiras que encierra toda religión y sobre la importancia de la religiosidad en la condición humana. Un análisis sobre los límites de la traición, la lealtad y la fuerza de las promesas. Un certero homenaje a la tradición oral de contar historias.
 
David de Juan tiene la habilidad de fascinar a los lectores con su prosa. La temática de la novela es lo de menos, leer una historia bien contada y con una gran riqueza gramatical es algo maravilloso. Este don es poco habitual en autores tan jóvenes y la verdad que es un regalo magnífico para los lectores.
El año pasado tuve la suerte de participar en la lectura conjunta de "La mejor de las vidas" y fue una sorpresa muy agradable encontrar una prosa intimista y poética. Con El ladrón de vírgenes encontramos nuevamente una prosa hermosa, aunque menos poética y más reflexiva, con un ambiente rural que contrasta con las ciudades protagonistas de la anterior novela.
 
La novela comienza con una introducción de infarto en la que conocemos la desaparición de dos gemelas y la ejecución de Andrés Pajuelo por la muerte del padre Honorio. Después da inicio la primera de las tres partes que componen la novela, narradas por Cirilo, el hijo pequeño de Andrés. Cirilo quiero dar voz a lo sucedido y hablar de las actividades de su padre, ese gran traficante de esculturas religiosas.
 
"A veces, pensé, merece la pena irse del lugar donde uno nace solo por el placer de regresar".
 
Quince años después de la marcha de Andrés Pajuelo regresa a su aldea con una idea muy clara, robar la talla de la virgen negra de la ermita de su pueblo. Llega acompañado de Julio Ramón Ortega, un gigantón amante del arte, que le sirve de escudo y maestro para reconocer y restaurar las obras sacras. Una vez en el pueblo, Andrés, va en busca de sus dos hijos, Matías y Cirilo que le ayudarán en sus aventuras. También les acompañará Jacinto, el Mulas, el prometido de su hija Valeria, un chico lelo que no gusta nada a Andrés. Así lo mantendrá alejado de ella y ocupado con sus órdenes de saquear iglesias. Su misión es viajar alrededor de su pueblo para robar cuadros, retales y vírgenes para traficar con ellas. Por eso con dos furgonetas, los cinco, recorrerán aldeas y ermitas rurales medio abandonadas para hacerse con sus tesoros.
 
Hace tiempo un moro le relató a Andrés Pajuelo la importancia de localizar tres vírgenes negras. Un tesoro musulmán que quieren poseer y del que solamente tienen una de las tres piezas. La otra es custodiada por el Padre Honorio en la ermita del pueblo y la tercera es la que deben localizar para reunir todas las piezas de ese avaricioso caudal.
 
Con la vuelta de su padre, Cirilo descubrirá mentiras y secretos que jamás imaginaba. Su padre no marchó para ir a la guerra sino que estaba preso. Todo ello lo irá conociendo en pequeñas dosis gracias al gigantón, Julio Ramón, apasionado lector y gran narrador de leyendas.
 
El ladrón de vírgenes es una historia con más ritmo que La mejor de las vidas, es una mezcla de novela negra con toques religiosos y morales. A la vez que es una novela de personajes y tradiciones. David de Juan invita a pensar en las falsedades y mentiras de las religiones, en su poder manipulador y en la avaricia y odio que procesan entre distintas secciones humanitarias. La familia de Andrés Pajuelo es un auténtico misterio, cada personaje esconde secretos y preguntas sin responder al igual que cualquier religión.
 
El expolio de obras de arte parece que cobra fuerza, hace unas semanas en otra novela estudiamos el robo de esas obras por los nazis. Y ahora nos centramos en las obras religiosas, un tema muy apropiado para estas fiestas de Semana Santa. Es muy cierto que en algunos territorios hay muchas ermitas e iglesias rurales perdidas por el mundo, algunas cerradas por la falta de visitantes y fieles, y hasta hace poco muchas no tenían un inventario de sus pertenencias, lo que facilitaba su robo. No hace mucho en mi pueblo desapareció una estatua religiosa, fue un caso bastante peculiar del que no se sabe muy bien que pasó. Se informó del robo y unos meses después la figura regresó a la iglesia restaurada. Además, se sabe que hay tallas y otros enseres de valor que han desaparecido con el paso del tiempo. Siempre hay quien aprovecha para coleccionar joyas o para vender y sacar una cantidad extra con las pertenencias de otros.
 
El ladrón de vírgenes es una novela para disfrutar de su prosa. Paseamos por aldeas y  nos perdemos por cuevas y pasajes escondidos mientras escuchamos sus leyendas.
 
 



miércoles, 5 de abril de 2017

Sylvia. Celso Castro


SYLVIA
CELSO CASTRO
EDITORIAL DESTINO
128 PÁGINAS

SINOPSIS

Con su prosa ya característica, la nueva novela de Celso Castro es como un ovillo que vamos deshaciendo sin fin; una preciosa y triste historia sobre la esclavitud que supone el amor total, sobre todo cuando no es recíproco. Un joven poeta se enamora locamente de Sylvia, una bella mujer mayor que él con la que mantiene una tortuosa relación. Circundantes a la historia, encontramos los grandes temas del autor: la relación entre madre e hijo, la enfermedad y la búsqueda incansable de felicidad en el amor.
Esta es la gran, y temible, historia de una pasión arrolladora y no correspondida. 

Hoy toca hablar de la última novela de Celso Castro, Sylvia. Hace unos años cuando vi en las novedades su novela "Entre culebras y extraños" me llamó la atención, pero más al referirse al autor como una de las promesas literarias con voz potente y única. No sé lo que leí para imaginarme que el autor era latinoamericano, y al ver la ficha editorial de Sylvia salí de mi error, Celso es gallego. Mucho mejor, es necesaria la llegada de voces autóctonas.
 
Los poemas suelen ser obras breves, normalmente en verso, que en pocas palabras consiguen transmitir y despertar al lector. Sylvia, es como un poema desgarrador, escrito en prosa en forma de relato breve, para transmitirnos el valor de un amor de verdad. Una obra mágica, en la que la brevedad no importa, a cada página la historia crece y crece hasta convertirla en una historia de amor en mayúsculas. Un amor de los que duelen y deja vacíos y tocados a los lectores.
 
No es extraño comparar el relato de Sylvia con la poesía. El protagonista es un joven atormentado que escribe poemas y se enamora de Sylvia, la subdirectora de la revista Minotauro. Una mujer mayor que él, escritora de poemas eróticos, alegre y con una sonrisa siempre dibujada que ilumina su rostro. No fue un amor a primera vista, para él fue un auténtico flechazo y la única razón para vivir. Un amor desesperante y culpable de todos sus males y desgracias.
 
"si nunca has suplicado de rodillas que no te abandonen, si no te has arrastrado a los pies de la persona que amas y no la has seguido babeando hasta el ascensor y por favor, por favor, y que harás lo que quiera, pero por favor... si no te has desgarrado en la soledad de tu casa, ni has besado su fotografía con una ternura que desconocías, ni has apretado su camiseta contra tu cara y la has olido y la has empapado con tus lágrimas, entonces es mejor que me dejes en paz y te vayas por ahí, porque no entenderás ni una palabra de lo que quiero contarte, ni una sola palabra."
 
El protagonista, del que desconocemos su nombre, es un joven de veinte años que vive con su madre. Su padre se suicidó en una celda y él arrastra el pasado tormentoso a pesar que su madre lo protege como a un cachorrito. Es un viejo conocido de la policía por sus ataques violentos y los excesos con el alcohol. Su vida se hace añicos y al igual que la vitrina del comedor que destrozó a puñetazos, nunca conseguirá unir otra vez los cristales y reorganizar su entereza. La madre cree que todo es culpa de la trágica muerte de su marido, y no entiende que su hijo sumido en un pozo sin salida, acusa de su desgracia a Sylvia, la mujer que le ha robado el corazón.
 
Sylvia es la pasión y la diosa del amor que el protagonista se encarga de darnos a conocer. Como si lo tuviéramos delante nos habla de tú a tú, de forma directa y a veces levantando la voz, evitando que se escape el mínimo suspiro de amor. Una historia de amor no correspondido como él esperaba, un amor que aumenta el tono y desemboca en una furia violenta. Y es que el protagonista es un joven incontrolable que absorbe nuestra atención. Es como el mar, imprevisible, bonito cuando está en calma y muy violento cuando hay temporal.
 
El protagonista tiene doble personalidad, unas veces está arriba con la furia de un animal y otras no para de llorar como si de un bebé se tratase. No importa, siempre tendrá la sobreprotección de su madre. El chaval es un joven enfermo que capta toda nuestra atención y nos acerca a Sylvia, esa mujer que conocemos a través de sus ojos y sus palabras. Una imagen que no se nos olvidará, porque la sentimos muy cerca. Celso juega con el lector y su protagonista, el texto en primera persona parece ir directo a absorber nuestra atención, a la vez que nos deja llenos de heridas de guerra, al despellejarnos con un texto íntimo y sangrante. Aunque también podría ser el monólogo de un enfermo delante de la consulta de su especialista, en la que relata su historia sin seguir un orden, saltando del presenta al pasado y viceversa.
 
Llama la atención la particular escritura del autor con la ausencia de mayúsculas. Al inicio las echamos en falta, por la costumbre, pero enseguida la prosa es tan absorbente que lo importante es conocer a Sylvia.
 
Sylvia es la historia en minúsculas, de un joven sin nombre y sin futuro, frente al amor en mayúsculas. Una narración no apta para lectores sensibles.